Marca tendencia contratando venenciadores de vino para tu boda

Las bodas han cambiado mucho con respecto a hace algunos años. Ahora se añaden muchos servicios y decoraciones que antes ni siquiera se tenían en cuenta. Pero cualquier cosa es válida para un día único e inolvidable, en el que dos personas afianzan su amor.

La copa de espera es una de las partes principales de la celebración, junto con el banquete, después de la ceremonia formal. Entre los servicios que se pueden contratar están los cortadores de jamón, fondues o fuentes (por ejemplo de queso), escanciadores, venenciadores e incluso algún «showcooking».

¿Por qué contratar el servicio de venenciadora para una boda?

Si buscas un toque de distinción y originalidad para tu copa de espera o cualquier otro evento, esta es una de las mejores ideas. No solo por el espectáculo visual que supone la contratación de un venenciador, sino por la experiencia de una cata diferente para todos los invitados, que se trasladarán a la propia bodega.

Sin duda, es algo exclusivo que no tendrá cualquiera y que dará un valor añadido a la celebración.

El servicio de Venenciadores Castillo

Una de las empresas que ofrece este servicio es Venenciadores Castillo. Un servicio que conviene reservar lo antes posible al estar muy demandado. La empresa se traslada al lugar de la celebración y se encarga de la decoración del stand, montaje y desmontaje, copas catavino, barriles y venenciador ataviado con traje corto típico de Andalucía. El precio del servicio varía según el número de invitados o la ubicación, entre otras cosas.

El arte de la venencia

Se llama venencia al utensilio que se utiliza para extraer el vino del barril. Está formado por una varilla con un gancho metálico y un recipiente cilíndrico que permite sacar el líquido y echarlo al catavino. De aquí proviene el término «venenciador», que es el profesional especializado en esta práctica.

Un arte que surgió a raíz de los tratos entre comerciantes, que necesitaban tener una muestra del producto para llegar a un acuerdo (avenencia). Con el paso de los años se ha convertido en un arte, al requerir especial destreza.

Tipos de vinos que se pueden degustar con un venenciador

Los vinos más idóneos para tomar de esta forma son los vinos finos, como pueden ser Montilla-Moriles, vino de Jerez, o también manzanilla. Estos consiguen un sabor único al degustarlos con esta técnica, y maridarlos con buena gastronomía lo hacen un complemento perfecto.