Entrada triunfal en Jerusalén de la Borriquilla, con un sol reluciente

Buen inicio de la Semana Santa el que se ha producido en este Domingo de Ramos linarense. Comienzo de la gran Hermandad de Nuestro Señor Jesucristo en su entrada triunfal en Jerusalén y Nuestra Señora de la Alegría, más conocida como “Borriquilla”, con su salida a las diez de la mañana, conforme estaba prevista. Un recorrido que se realizó con tranquilidad y luciendo ambos titulares como merecen, ya que el año pasado por la lluvia no pudieron llevar a cabo la Estación de Penitencia.

Por fin, el paso de Nuestro Señor da por finalizada su talla. Han sido once años de proyecto, algo que desde la cofradía veían a muy largo plazo y al final han conseguido cumplir. También estreno de dos candeleros de la Señora que faltaban por terminar. Esplendoroso el paso por Carrera Oficial, alrededor de las una de la tarde, con un ambiente muy familiar y acogedor, entre el que se respiraba la fe y la devoción de los linarenses.

El Cristo fue acompañado musicalmente por la Banda de Cornetas y Tambores de Nuestra Señora de la Asunción, de Jódar, y la Virgen, obra de Luis Álvarez Duarte, por la Asociación Musical Santa Cecilia, de La Carolina. El sol de pleno anunciaba la llegada del regreso al templo del cortejo, que se dirigió por la Corredera de San Marcos, hacia el Pasaje del Comercio, girando por la calle Baños, para poner camino a su sede canónica, la Parroquia de San José Obrero.

Deja un comentario