Tomás Arboledas: “La marimba enlaza mis dos inicios, el flamenco y la percusión”

Tomás Arboledas

Concierto en la Plaza Vieja de Almería en agosto de 2020

 

El linarense Tomás Arboledas Rumí es percusionista y vive actualmente en Granada. A sus 47 años es catedrático en su ámbito y se dedica a la enseñanza musical en el Conservatorio Superior de Música “Victoria Eugenia”. En él lleva ejerciendo algunos años.

Empezó en la música gracias a sus padres. En concreto, su padre fue quien le enseñó a leer partituras y ha formado parte de diferentes bandas de música en Linares, además de estar muy vinculado a la Semana Santa. Desde Info Linares hemos querido hablar con él para conocer su trayectoria. Además, en pocos días verá la luz su próximo trabajo musical, que recoge piezas muy conocidas de la música clásica interpretadas con marimba, del que se cuentan más detalles a continuación.

Tomás, ¿Cómo empezaste en el mundo de la música?

Mi padre estaba en la Banda del Nazareno y luego en la Banda Municipal y ahí comenzó mi contacto con la música. Además, mi madre cantaba y me aportó esa parte flamenca, pero la verdad es que siempre nos hemos criado con música en la casa.

Así empecé, con un tambor y junto a mi padre en la Banda del Nazareno. Más tarde, entré en el Conservatorio de Linares y mi padre seguía en la Banda Municipal, que estaba dirigida por José Luis Vilches. 

¿Tienes alguna anécdota con tu padre de pequeño?

De mi padre no se me olvida ningún detalle. Era todo. Empezó siendo mi maestro y yo aprendí todo gracias a tocar juntos y ver como lo hacía él. El me daba todas las pautas y me hablaba también de mi abuelo, que fue el primer eslabón de la “saga”. Mi abuelo fue el primero en entrar en la Banda de Alabarderos de la Guardia Real en Madrid, pero enfermó pronto y murió joven. 

Lo primero que me dio mi padre fue una partitura escrita a tinta de mi abuelo, que era la que a su vez le dio mi abuelo a él. Ahí empecé a aprender lenguaje musical y la escritura de la caja. 

¿Qué significó para ti la inauguración del parque con el nombre de tu padre, Tomás Arboledas, en el barrio de La Zarzuela?

Fue un gran reconocimiento de todo el barrio, ya que el estuvo allí en la farmacia trabajando toda su vida. Era auxiliar de Farmacia y paralelamente tenía su actividad musical en bandas y en las orquestas. Me acuerdo perfectamente de ese día con mi familia y amigos, y estoy muy agradecido de que se le pusiera su nombre al parque. 

Cuéntanos algunos detalles sobre tu trayectoria profesional. ¿Cómo ha sido tu desarrollo desde entonces?

Al empezar con mi padre en la Banda el Nazareno y la Banda Municipal conocí a todos los amigos de su quinta y mayores y me apunté al Conservatorio. Primero estuve en Linares pero no había estudios de percusión aun, por lo que empecé con el piano y las asignaturas de lenguaje musical. Tengo muy buen recuerdo de esta época y de algunas asignaturas como Coro, que me gustaban mucho. 

Después me fui a Jaén a comenzar el Grado Profesional de Percusión y cuando lo finalicé hice el Grado Superior en Sevilla. Tuve la suerte de ser miembro fundador de la Orquesta Joven de Andalucía (OJA) en el año 94 y entrar en ella con todo lo que eso conllevó. Me abrió muchas puertas a mí y a todos los estudiantes de esa época. Comenzamos así a tener contactos con profesionales nacionales e internacionales. 

Esto me dio la oportunidad de formar parte de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla. Estuve allí siete años y es una gran orquesta, además de tener el privilegio de tocar todas las semanas en el Teatro de la Maestranza. 

No me dedicaba solo a la música clásica, empecé a tomar contacto con la música moderna, por ejemplo en grupos de cámara donde estuve también algunos años. Finalmente, y después de formarme en España y fuera de ella, entré al Conservatorio de Cáceres como profesor titulado. Al cabo de los años y cuando tuve oportunidad me trasladé a Granada, pues mi objetivo era volver a Andalucía y estar lo más cerca posible de mi tierra. Hace cuatro años salieron las oposiciones de catedrático en Granada y las aprobé, por lo que tengo aquí mi cátedra. 

De todos los instrumentos de percusión que conoces, ¿Cuál es tu preferido?

La verdad que es imposible conocerlos todos, pues hay infinidad de percusiones étnicas que son diferentes en cada país y no se pueden abarcar. Pero de los esenciales me quedaría con la marimba. Es el instrumento con el que más me he volcado individualmente y desde hace años comencé a trasladar la música de la guitarra flamenca a la marimba. 

Incluso tienes trabajos musicales con marimba, ¿No es así?

Si, en 2007 ya realicé un trabajo musical de flamenco tocado con marimba, y en pocos días voy a presentar otro disco de música barroca producido junto con Fernando Romero, ingeniero de sonido y productor que fue quien me dio la idea. Estaba en el estudio grabando un segundo disco de flamenco, y siempre mi manera de calentar es tocar barroco. Fernando lo vio y le gustó, por lo que me propuso hacer un disco de ello y empezamos a grabarlo al poco tiempo. 

El nuevo disco de Tomás, que ya está disponible en disponible en jeffpercussion.com

 

¿Se juntan con este instrumento tus inicios, la influencia de tus padres?

Así es. Con la marimba uno mis dos inicios. La percusión de mi padre, y el flamenco de mi madre. Se que no es un instrumento convencional, aunque la formación clásica me ha ayudado bastante, con ella saco lo que llevo más dentro. Como no era guitarrista empecé a darle vueltas y pensé en la marimba. Cree ese nuevo lenguaje musical hace ya más de diez años, con todas sus limitaciones y ventajas. Es un instrumento polifónico y se pueden desarrollar armonías y melodías, a pesar de ser de percusión, adaptadas al instrumento. 

Si hablamos de la cultura de Linares, ¿Crees que le falta algo? ¿Qué aspectos ves positivos?

La verdad es que estoy bastante al día de todo lo que ocurre en Linares. Siempre estoy en contacto con la gente y además tengo compañeros de la ciudad aquí en Granada. 

Siempre lo he dicho, mi gran suerte es haberme criado en un lugar como Linares, porque es y era un potencial increíble, hay mucha capacidad creadora y artística. Cuando empecé en la banda del Nazareno y en la Municipal, las personas más mayores eran grandes músicos que no tuvieron oportunidad de estudiar, pero que te ofrecían lo más sincero de la música. 

Luego está toda la cultura musical de la Semana Santa linarense que es un extra. Las cofradías han hecho mucho por los muchachos que empezaban y hay mucho recorrido, al igual que con toda la parte del flamenco. Yo empecé en la Banda del Nazareno, la Municipal, la Orquesta de Música Ligera y un grupo de rock. Todo eso a la vez es lo que me enriqueció mucho. Empecé a tocar sin saber lenguaje musical ni solfeo y creo que es una de las ventajas, porque a veces la partitura te encasilla. Es sin ella como sale realmente el lenguaje libre, tu lenguaje, el que tu creas. 

Has tenido oportunidad de impartir seminarios en Linares. ¿Te gustaría repetirlos? ¿Tienes prevista alguna actividad aquí?

Si, he realizado varios conciertos tanto solo como dirigiendo un grupo de percusión. Tengo previsto un proyecto para cuando saque el nuevo disco de flamenco, por lo que me gustaría ir a Linares a tocar. Además, hay mucha gente que me llama y me lo pide, así que espero que cuando la situación mejore se pueda llevar a cabo. 

Hablando de Semana Santa, ¿Qué opinas de las Bandas de Cabecera y en concreto de las percusiones tan peculiares?

Las Bandas de Cabecera son una creación de Linares. Es algo genuino de la ciudad. Entre otros, Antonio Martín y mi padre fueron los pioneros y pusieron en marcha las primeras. Si no recuerdo mal Expiración, Nazareno y Rescate. Estos colectivos tienen dos características esenciales, además de ir con la túnica. En primer lugar se empezaron a hacer arreglos con cualquier canción, tanto de ópera, como es el caso de “Aida” de Verdi, hasta versiones de temas de rock. 

Después, se crearon una serie de marchas, ritmos y toques de percusión que hasta la fecha no se hacían. Siempre lo que se tocaba eran los rudimentos de la Guardia Civil, Policía Nacional y demás, lo típico de la época. Fue mi padre quien le dio otro aire introduciendo contratiempos y eso tuvo mucha aceptación. De hecho, a día de hoy se mantiene y eso le da un especial protagonismo a la percusión. 

¿Volverías alguna vez a una banda de cabecera, o a la que ya estuviste?

Tengo muy buenos recuerdos de mi etapa como caja principal en la Banda de Cabecera del Nazareno. Para mi, aparte de mi padre, tuve la suerte de tener una familia allí. Éramos una serie de personas conectadas todas las semanas por la música y por una cofradía. La gente estaba deseando hacer marchas nuevas y era tanto que al final éramos amigos, salíamos juntos, hacíamos vida social, etc. Era todo muy sano, muy altruista y con la única vocación de pasarlo bien, de disfrutar y de compartir experiencias. 

En la vida muchas cosas hay que abandonarlas. Mi carrera me hizo salir de Linares por motivos profesionales y era muy difícil llevarlo como caja principal. Nunca se puede decir que no, pero es complicado que pudiera volver, porque ya tengo aquí en Granada mi familia, que son mi mujer y mis tres hijos. Considero que tienes que dedicarte a ello y desde ese punto de vista lo veo inviable. 

Aun así, me gusta que todo siga estando como antes. Tengo oportunidad de hablar mucho con Enrique Maestre, que es íntimo amigo. Me da fortaleza saber que todo continua, y en la medida que yo pueda colaborar, por supuesto estaré ahí. 

Por último, ¿Qué proyectos tienes para el futuro profesionalmente?

Tengo aquí en Granada mis clases y mis alumnos. La verdad es que estoy muy dedicado a ellos porque se van a desarrollar profesionalmente y quiero darles la mejor formación, tanto en lo musical como en lo personal. 

Si me gustaría retomar los espectáculos de flamenco. Ya tengo grabadas varias cosas y quiero enfocarlo en esta parte del espectáculo. No tengo tanto tiempo como me gustaría para dedicarle, pues hay momentos en la vida en que hay otras cosas que requieren atención, pero durante el tiempo que tengo disponible estoy preparándolo. 

Tomás Arboledas, como se ha podido leer, destaca en el ámbito de la percusión y además lleva por bandera el nombre de Linares. Desde Info Linares ha sido un placer poder compartir con él estos momentos enriquecedores, donde hemos podido conocer su parte más personal y profesional.

Lista de reproducción en Spotify – Tomás Arboledas