¿Sabían ustedes que Lolo sabía “sobrenadar”?

¿Sabían ustedes que Lolo sabía sobrenadar?

Verdaderamente, la existencia misma del Beato Lolo nunca ha dejado de sorprender a los que han tenido interés en conocerla. Y es que es todo un mundo de sorpresas y, además, de utilización de expresiones que, a lo mejor, sólo podían aplicarse a él mismo.

Parece mentira que una persona con tantas dificultadas físicas como fue el Beato Manuel Lozano Garrido supiera sobrenadar el buen hombre. Y es que las cosas del espíritu son como son y no siguen las estrictas reglas de la humanidad… Ahora verán como esto ni es imaginación ni locura sino, exactamente, la plasmación de un don, de un gran don que supo hacer producir mucho más del 100%, como se diría en la Parábola del sembrador…

Sobrenadar. Sí. Lolo sabía sobrenadar.

El caso es que como sabemos muy bien que nuestro hermano en la fe sufrió mucho físicamente a lo largo de su vida, sólo teniendo un espíritu fuerte y preparado para eso podría haber seguido adelante desde que, a principios de los años 40 del siglo pasado, empezó a manifestársele su enfermedad ósea a la que se la añadió, además, la ceguera.



¿Qué hacer ante eso, ante algo tal imprevisto?

En muchas ocasiones, en sus escritos, hace uso de la palabra “sobrenadar”. Y es que con ella nos enseña que es posible seguir en la vida muy a pesar de que se esté pasando más que mal, como era su caso.

Seguramente, muy pocas personas podrían ser capaces de soportar los dolores físicos que tuvo que soportar el Beato de Linares sin desesperarse y los muchos malos momentos por los que tuvo que pasar. Algunos de ellos, verdaderamente, ponen los pelos de punta al leerlos o escucharlos.

Lolo, de todas formas, haciendo uso de tal palabra, de la aplicación de la misma en su vida, fue capaz de enfrentarse cara a cara con el sufrimiento. Y es que, digamos, era posible (para él), echando mano de su fe y de su confianza en Dios, pasar por encima de aquel y seguir en el mundo cuando, como decimos, sería, a veces, impensable hacerlo.

Sobrenadar. El linarense universal tuvo a bien mostrar al mundo una técnica espiritual con la cual pudo sobreponerse a todo mal que se le presentaba y se quedaba en su cuerpo. Y es que sobrenadando el sufrimiento, Lolo, pudo decir esto:

El dolor es como una espuela, que levanta y, aquel que se pone en pie, vuelve a estar nuevamente cerca del Cielo, de cara a la realidad del Padre”.

Esto lo dejó dicho en su libro “Reportajes desde la cumbre” (p. 119) y muestra bien a las claras que sabía muy bien sobrenadar aquello que le pasada. Y a eso añadía, además, otra expresión que denota, en sí misma, que era una persona bastante cabal con su sufrimiento.

Lolo, como decimos, por si no fuera ya suficiente ser capaz de estar por encima del sufrimiento (no sin sufrir pero…) además no quería que los demás sufrieran con lo que él sufría. Y por eso hace uso de una expresión que es, claramente, síntoma de gallardía y de amor hacia el prójimo: Lolo quiere un dolor “con escafandra” que es lo mismo que decir que para él el sufrimiento, que se lo quede él sólo y que su prójimo no sufra por su persona.

Eso, como podemos comprender, resulta difícil de llevar a cabo en quien conoce al Beato Manuel Lozano Garrido (¿Quién no se conmueve con su dolor?) pero es una forma de mostrar que, en esto, su fama de santidad se la tenía bien ganada.

Eleuterio Fernández Guzmán