Nuestro Padre Jesús Nazareno, Nuestra Señora del Mayor Dolor y San Juan por las calles durante la madrugada linarense

Madrugada intensa la que se vivió en las calles de la ciudad. La gente se agolpaba en la Plaza de San Francisco, en la que ya no cabía un alfiler, a la espera de la salida del Señor de Linares, Nuestro Padre Jesús Nazareno. En primer lugar salió San Juan Evangelista, acompañado por la Agrupación Musical Nuestro Padre Jesús de la Columna (Linares). María Santísima del Mayor Dolor realizaba la salida a la misma hora, las tres de la madrugada, desde su Casa Hermandad de la calle El Castillo. Una vez reunidas las dos imágenes en la plaza, se apagaban las luces para esperar la salida del Señor, a las cuatro de la madrugada. Los trompeteros anunciaban la llegada de este momento. “Abrid la puerta al Nazareno de Linares” son las palabras previas a la apertura de puertas de la Iglesia. Silencio absoluto en la plaza, exceptuando algunos “Vivas” de emoción. Finalmente se produjo el tan esperado acontecimiento, con su correspondiente bendición al pueblo.

La Banda de Cabecera ya esperaba en la calle Viriato, para realizar el “toque de oración”, tras realizar su previo pasacalles, desde la Plaza de Toros y en compañía de la Centuria Nazarena. Los trompeteros también se encontraron con la banda, como se hace cada año en la Corredera de San Marcos, lo que se conoce como Las Ocho Puertas.

El recorrido se inició según lo previsto. Fue en la calle Cánovas del Castillo y Pasaje del Comercio donde se comenzaron a presenciar algunas gotas de lluvia que alertaron a los fiscales. Por esta razón, se decidió acortar el recorrido previsto y no realizar la subida al Paseo de Linarejos. La bendición se realizó de esta manera, en la Plaza de la Constitución, donde la gente acudió sin pensarlo aproximadamente a las diez de la mañana. Una vez realizada, se comenzó la vuelta al templo, con pasada por la Carrera Oficial antes de lo previsto, lo que no impidió que las sillas se llenaran de asistentes.

Las tres imágenes llegaron finalmente a la plaza, donde la última bendición despidió hasta el próximo año la madrugada linarense. La Señora puso camino de nuevo a su Hermandad, llegando aproximadamente a las tres de la tarde. Acompañando al Nazareno fue por segundo año la Banda de Cornetas y Tambores Jesús del Gran Poder, de Granada y para la Virgen, la Sociedad Filarmónica María Inmaculada, de Linares.

En los diferentes vídeos se pueden observar los mejores momentos del pasacalles y recorrido de la Banda de Cabecera, así como el paso por Carrera Oficial del cortejo.