Kombucha ¿Cuáles son sus propiedades y beneficios?

La Kombucha es una bebida que se ha convertido en una auténtica revolución en los últimos años. Sus numerosos beneficios para la salud y su aporte de probióticos hacen que millones de personas en todo el mundo ya sean consumidores habituales de este producto.

Para que tú también la conozcas y puedas sacar partido de sus bondades, hemos desarrollado este artículo en el que profundizaremos sobre la Kombucha propiedades y beneficios.

¿Qué es la Kombucha y de donde proviene?

La kombucha es una bebida que se obtiene a partir de la fermentación natural del té, azúcar, agua y una simbiosis de bacterias y levaduras denominado Scoby (también conocido como Hongo de la Kombucha). Tiene un sabor especial, entre dulce y ácido, y es muy beneficiosa para la salud general del organismo gracias a sus altos niveles de probióticos.

Su origen se remonta a China, aproximadamente hace unos 2.000 años, donde se consumía cotidianamente, además de por ser deliciosa, para aprovechar a sus propiedades estimulantes y curativas.

Al poco tiempo de ser descubierta, esta bebida comenzó a popularizarse a nivel mundial, llegando a otras regiones como Rusia, Europa y Japón bajo el nombre de “té de la inmortalidad”. Con el pasar de los años también llegó hasta América, ya con su nombre actual, Kombucha, y manteniendo la misma forma de preparación original.

Las propiedades de la Kombucha

Al hablar de las propiedades de té Kombucha podríamos remarcar una serie de elementos que destacan principalmente por ser sumamente saludables, y que son los siguientes:

Vitaminas

La kombucha, contiene multitud de vitaminas que son fundamentales para el correcto funcionamiento del organismo humano. Las presentes en mayor cantidad son:

  • Vitamina B1
  • Vitamina B2
  • Vitamina B12
  • Ácido Fólico
  • Vitaminas C, D, E y K.

Enzimas y Minerales

La kombucha también contiene una gran cantidad de enzimas, las cuales ayudan al fortalecimiento del sistema inmune, junto con un buen número de minerales tales como hierro, potasio, zinc, manganeso, cobre, calcio, magnesio, entre otros.

¿Todas las variedades de Kombucha contienen probióticos?

Aunque es una de sus propiedades más destacadas, la realidad es que no todas las bebidas de Kombucha contienen probióticos. Se debe a que algunas de ellas se someten a pasteurización y ese proceso elimina a todas las bacterias presentes en la bebida.

Esto sucede principalmente en productos de fabricación industrial a gran escala, por lo que, si bebemos Kombucha como fuente de probióticos, es importante que haya sido producida bajo el proceso de fabricación tradicional.

¿Por qué es importante consumir Kombucha?

Como bien ya hemos mencionado a lo largo de este artículo, beber Kombucha tiene beneficios para la salud en general, pero es importante conocer con más exactitud ciertas virtudes de la Kombucha que la hacen especialmente recomendable, como, por ejemplo:

  • Regula la digestión.
  • Aumenta los niveles de energía.
  • Fortalece el sistema inmunológico.
  • Puede reducir los síntomas de las alergias.
  • Ayuda a mantener unos niveles de presión arterial sanos.
  • Aporta vitalidad a la piel y al cuero cabelludo.

Recomendaciones a la hora de consumir Kombucha

El consumo regular de Kombucha requiere tener en cuenta algunos consejos para sacarle el máximo beneficio posible y evitar los casos aislados en los que pueda producir algún tipo de efecto no deseado.

No consumas kombucha mal envasada

En primer lugar, debes saber que, al ser un producto natural no sometido a procesos de pasteurización y que no contiene conservantes, es sencillo que esta bebida pueda contaminarse si no se envasa y conserva adecuadamente. Por esa razón a la hora de consumirla tendrás que fijarte muy bien en el envase.

Debe estar embotellada preferentemente en envases de vidrio, ya que la bebida no puede embotellarse en plástico y ha de estar correctamente taponada.

Cuando no es recomendable el consumo de Kombucha

Aunque tomar Kombucha es bueno como norma general, en algunas circunstancias es mejor consultar con nuestro médico de cabecera antes de beberla, como puede ser si se está embarazada o durante la lactancia materna.

Su proceso de fabricación hace que existan algunos riesgos mínimos en estos casos, por lo que es necesario valorarlos de forma anticipada con el doctor y seguir sus recomendaciones antes de consumirla.