El PSOE denuncia los recortes en sanidad de PP y C’s en los Hospitales de Jaén, Linares, Andújar y Úbeda

El candidato al Senado por el PSOE de Jaén Manuel Fernández advirtió hoy de la situación de “colapso generalizado” de la sanidad pública andaluza tras 10 meses de nefasta gestión de la Junta de derechas y recalcó por ello la importancia de ir a votar el próximo domingo: “estamos en el capítulo piloto de una serie de terror en Andalucía que las derechas quieren transformar en una película de larga duración en España”. Fernández hizo estas declaraciones a las puertas del Complejo Hospitalario de Jaén, junto a la parlamentaria andaluza Mercedes Gámez, dentro de una acción simultánea que el PSOE ha llevado a cabo también en Linares, Andújar y Úbeda para denunciar los recortes sanitarios de PP y Ciudadanos.

Fernández afirmó que éste es “un motivo fundamental” para ir a votar el domingo en unas elecciones “decisivas”, porque las derechas vienen con un programa electoral que lleva “una bajada masiva de impuestos a los más ricos, mientras que a los pobres lo que les espera es esto, el colapso de los servicios públicos”, alertó. “Nos estamos jugando la desaparición de la sanidad pública y del Estado del Bienestar”, avisó.

Por su parte, Mercedes Gámez denunció la falta de personal en los centros sanitarios por culpa de una Junta de derechas que “ha dejado de renovar los contratos del personal sanitario” y por eso “la calidad de los servicios están empezando a sufrir una importante merma en el Complejo Hospitalario”. En este sentido, reprochó casos como el de 1 enfermera atendiendo a 49 pacientes en el Hospital Materno-Infantil. “Lo único que quieren PP y Ciudadanos es desprestigiar la sanidad pública, empezar a desmantelarla poco a poco y llegar finalmente a su privatización”, resumió.

En Linares, el candidato al Senado, Jose Latorre, acompañado por el secretario general del PSOE de Linares, Daniel Campos, denunció que en el Hospital San Agustín “no se están contratando enfermeras ni enfermeros con el periodo de gripe que se nos viene encima, no están cubriendo las bajas, ni jubilaciones, ni permisos, ni vacaciones. No se está contratando a nadie en pleno invierno”, criticó. Así las cosas, exigió al alcalde de Ciudadanos y a sus socios del PP “que se pronuncien y que hagan algo, que defiendan su ciudad y su hospital, que reclamen a su partido que no haya recortes en este hospital”. “Y si no queremos ver esto en España, el domingo hay que ir masivamente a votar”, advirtió.



Latorre consideró que PP y Ciudadanos han metido a la sanidad pública andaluza “en una situación inédita de emergencia en sólo 10 meses”. “Por primera vez la Junta ha ordenado que no se cubran bajas, ni permisos, ni jubilaciones en los centros hospitalarios y además han conseguido que el SAS, que heredaron en buen estado, tenga hoy un déficit de 600 millones de euros, un récord negativo. Y en verano anunciaron un plan contra las listas de espera y han conseguido lo contrario, aumentarlas”, aseveró.

En su visita a Andújar, la candidata al Senado Micaela Navarro ha advertido que hay que ser conscientes el próximo 10 de noviembre de proteger a la sanidad pública en democracia: “es la joya de la corona, la que siempre ha criticado el PP y que ahora están deteriorando desde la Junta de Andalucía”. En la ciudad iliturgitana, Navarro ha recordado que las intervenciones que aseguraron PP y Ciudadanos desde la Junta “no se han realizado y por tanto el personal no se contrata. Como consecuencia, la sanidad pública pierde calidad día a día”. Asimismo, comenta que desde la administración regional han sido capaces de “poner de acuerdo a todos los sindicatos médicos”, que protestan contra estas medidas.



Por su parte, en Úbeda el candidato al Congreso Juan Francisco Serrano ha dejado claro que la inacción de la Junta forma parte de una estrategia de PP y Ciudadanos, apoyados por Vox, consistente en “desmantelar la sanidad pública para ponerla en venta y abrir las puertas a las grandes empresas para que puedan hacer negocio”. Asimismo, ha hablado de la deuda en el SAS, que se eleva a los 1.600 millones. “Se encontraron un SAS en perfecto estado, prometieron mejoras y subidas salariales, pero con estos recortes estamos viendo que la realidad es otra”, sentencia Serrano