Cómo ahorrar en tu factura de móvil sin reducir los servicios contratados

El teléfono móvil es indispensable en la vida actual. Hoy en día se ha convertido en el dispositivo más utilizado a diario. Y lejos han quedado esos teléfonos que solo valían para hacer llamadas o mandar un «SMS». Ahora los utilizamos para todo, ya sea ocio o trabajo, necesitamos un smartphone si no queremos ser «un perro verde» en la sociedad.

Pero aquí se nos viene el primer dilema. Hay cientos de tarifas móviles para elegir, así como empresas de telefonía que compiten por tener las mejores ofertas. ¿Cómo sabemos cual elegir? ¿Qué tenemos que tener en cuenta a la hora de contratarlo? Quédate y te lo contamos.

Las condiciones

Siempre es conveniente que estudiemos las condiciones de contratación que nos ofrece cada empresa. Además del precio, si hay un contrato de permanencia, o si la tarifa que nos dicen se mantendrá en el tiempo o es solo una oferta para algunos meses.

Sospecha de tarifas demasiado bajas, pues siempre pueden tener «gato encerrado». Quizá menos cantidad de gigas, las llamadas no son gratis o con tarifa plana, etc. Por eso es importante mirar al detalle todas las condiciones y comparar con las otras empresas de telefonía en las que estamos interesados.

Gigas de navegación e internet

Quizás esto es lo más importante a la hora de contratar una línea móvil. Ahora necesitamos internet las 24 horas. Para ver el correo, descargar fotografías, ver las redes sociales, enviar mensajes instantáneos desde las aplicaciones de mensajería, todo requiere un consumo de gigas.

Por eso, hay que mirar muy bien que cantidad de gigas de navegación tendremos, y también las condiciones si superamos este límite. Hay compañías que te guardan los gigas sobrantes para el siguiente mes, o que te cobran un pequeño plus por aumentar la cantidad de gigas una vez los hayas consumido.

Para esto es necesario que analicemos que uso le damos al teléfono. Si solo lo usamos para hablar con familiares y amigos y en casa tenemos una red WIFI, no hará falta mucha cantidad de gigas. Pero si lo usamos para el trabajo además de la actividad diaria, no solemos disponer de WIFI, o descargamos archivos continuamente, se ven vídeos online a diario, etc., si habría que plantearse una tarifa que cubra estas necesidades.

Lo más idóneo es estudiar que cantidad de gigas de navegación necesitarás. Porque si solo necesitas 20, por ejemplo, no hace falta que pagues una tarifa ilimitada, puedes acceder a una más económica y viceversa.

El precio

Evidentemente, siempre vamos a buscar lo más económico, pero si tenemos que asegurarnos de que las prestaciones que se ofrecen son suficientes para lo que necesitamos.

Atrás ha quedado esa época en que eran las grandes compañías las que más clientes abarcaban. Eso ha cambiado y el mercado ahora está dividido. Hay muchas empresas que ofrecen los mismos o mejores servicios por un precio más económico. Además, la cobertura ya no es un problema, pues suelen usar la señal de otras empresas más grandes, por lo que a fin de cuentas, será el mismo servicio pero a menos precio.

Por eso, las grandes compañías ya se han adaptado a la situación y también están ajustando sus tarifas móviles al mercado.

Y por supuesto, es conveniente estar atento a diferentes empresas, pues si en un momento dado no nos interesa seguir con el servicio, poder cambiar a otra compañía para obtener más beneficios.