“Aouita” sigue siendo el mejor atleta paralímpico de Linares

ENTREVISTA A AOUITA

(Atleta finalista Juegos Paralímpicos de Sídney 2000 en 1500)

Aouita, un atleta que demuestra que la humildad es la clave del éxito

José Antonio González, más conocido como ‘Aouita’, sigue siendo, a sus 41 años, el mejor atleta paralímpico de Linares. Él mismo ha querido compartir con Infolinares.com sus inquietudes, recuerdos y proyectos de futuro. Las pistas de atletismo del ‘Mariano La Paz’ que han sido fieles testigo de su esfuerzo, su perseverancia y sus logros han sido el escenario en el que Aouita nos ha dejado entrar y conocerlo un poco más._dsc0025

¿Cómo comenzó tu carrera deportiva?

A los 2 años, me dio la polio y me afectó la pierna izquierda y el brazo izquierdo y estuve en una silla de ruedas hasta, prácticamente, los 8 años. Me hicieron varias operaciones en Jaén y en Granada hasta que pude andar. Cuando me padecí la enfermedad mi padre falleció y mi madre se quedó viuda con tres hijos con 21 años y pasó mucho. Cuando me operaron, tuvimos que estar, durante 2 años, yendo a Jaén a rehabilitación, andar con un aparato en la pierna y hacer gimnasia. Por prescripción médica, cuando empecé a andar a los 8 años, empecé a hacer deporte poco a poco y a los 13 años fue cuando empecé con el atletismo. Gracias al atletismo puedo andar y conseguir todo lo que he conseguido.

¿Por qué decidiste dedicarte al atletismo y no a otro deporte?

Pues me dediqué al atletismo y no a otro deporte porque cuando a los 13 años me dijeron que hiciera deporte, me vine a las pistas de atletismo de ‘Mariano La Paz’ con un aparato en la pierna. Vi que la pista se estaba construyendo y, cuando entré, había una lona de tierra y empecé a dar vueltas. Recuerdo el olor a tartán nuevo. Por esas fechas había unos juegos y empecé a correr. Creo que el atletismo lo traía dentro.

¿Con qué momento deportivo te quedarías de toda tu trayectoria?

Me quedaría con la final de los Juegos Paralímpicos de Sídney, donde fui Diplomado Olímpico, con la ceremonia de clausura y con el día que me llamaron del Consejo Superior de Deportes para comunicarme que estaba seleccionado para ir a los Juegos Paralímpicos de Sídney.

¿Cuál es tu objetivo a largo plazo? ¿Y a corto plazo?

A largo plazo sueño todavía con una medalla paralímpica. Aunque sé que ya tengo 41 años, pero que nunca te digan que tú no puedes porque con discapacidad o sin ella, todos podemos, con ilusión, esperanza, esfuerzo y trabajo. No descarto clasificarme para la Maratón de los Juegos de Tokio. A corto plazo, el Campeonato de España y de Europa que es a finales de enero en Basauri.

¿Cuál es el premio que más has valorado?

Estar en los Juegos Paralímpicos. Era casi imposible porque tuve que ir al Campeonato de Europa, quedar campeón de España, clasificarme para el Campeonato del Mundo y tuve que hacer las mínimas tres veces. Es muy difícil participar en los Juegos y, además, la presión. Se consigue pero tienes que hacer mucho esfuerzo y nacer con ello. Hay que tener mucha calidad para estar en unos Juegos.

¿Has sacrificado algo para dedicarte al atletismo?

A mí nunca me ha gustado salir de fiesta, nunca he fumado ni he bebido pero, pensándolo, no he sacrificado nada porque desde pequeño lo he llevado en el corazón. Lo único es que mi mujer, que la conocí con 15 años, Juani Campos, creo que sí que ha sufrido mucho conmigo y le debo mucho porque me ha tenido que aguantar el viajar, los entrenamientos, el madrugar.

_dsc0017

¿Cómo es tu día a día?

Me levanto por la mañana temprano, hago la sesión de la mañana y también estoy colaborando con la Asociación ‘Amigos del Sáhara Libre’ ayudando al Banco de Alimentos. Por la tarde hago la segunda sesión y descanso. Ahora estoy organizando una carrera solidaria para ayudar al Banco de Alimentos en Espeluy y estamos programando la carrera del 2017.

¿Qué se siente al ser una figura tan importante en el mundo del atletismo linarense?

Yo no me siento figura. Me considero un atleta como otro cualquiera, igual que mis compañeros y amigos. Lo único es que me siento muy contento y agradecido. Lo que le debo al deporte es el poder correr, andar y, sobre todo, la amistad y el compañerismo. Siempre lo he dicho que, por encima de las medallas y los títulos, lo que me ha dado el deporte es la amistad, ser buena persona y el compañerismo. La amistad es lo que te llevas. Pero no me siento ninguna figura.

¿Cómo ves el mundo del atletismo en Linares?

Hace 30 años no había nada en Linares, te veían correr y parecía que eras raro, ¡mira ese corriendo! Pero, ahora, sí hay mucha afición en Linares. Hace poco se ha celebrado la segunda edición de la Carrera Nocturna que organiza el Ayuntamiento, que ha sido un éxito; se organiza la Carrera Solidaria de los Niños Saharauis, y la verdad es que hay mucha afición al atletismo en Linares. Creo que si se apuesta por el atletismo, como lo está haciendo el Ayuntamiento y la Consejería de Deportes, podemos sacar grandes atletas. A mí me haría mucha ilusión que un atleta linarense volviera a unos Juegos Olímpicos o Paralímpicos. Creo que hay futuro y, si se lucha, podremos tener una instalación digna de 400 metros y de 8 calles homologada porque sería muy bueno para la ciudad, incluso para el futuro del atletismo.

Llevas treinta años como timbal en la Banda de Cabecera del Rescate, ¿te ha acompañado en tu trayectoria?

Cuando tenía 15 años entré a formar parte de la Agrupación Musical y en ese momento llevaba pocos meses corriendo. Es uno de mis hobbies y siempre va ligado a mi deporte. La imagen del Rescate la llevo siempre conmigo, la he llevado a Sídney, Suecia, Polonia… Cuando estuve en la final paralímpica de los Juegos de Sídney, la llevaba en la mochila y antes de salir a pista, la besé. No lo he dicho nunca, pero eso lo llevo dentro.

Sabemos que por tu éxito en Sídney fuiste recibido por los que en aquel entonces eran los Reyes de España, Don Juan Carlos de Borbón y Doña Sofía. ¿Cómo fue la experiencia? ¿Hay alguna anécdota que recuerdes?

La experiencia fue impresionante, no sé describirlo, hay que sentirlo. Los he visto igual que nosotros. Una anécdota es que cuando estuvimos allí, nos pusieron canapés y estaba allí el Rey Juan Carlos y se cayó un trozo de jamón al suelo, lo cogió y se lo comió.

Si no hubieras sido atleta, ¿qué te hubiera gustado ser?

Nunca lo pienso, nunca me han hecho esa pregunta, la verdad. No sé responderte porque el atletismo es mi vida, no sabría hacer otra cosa. He estado un año lesionado en el isquiotibial y tuve ansiedad, mal humor y es que no veo mi vida sin el atletismo. Seguiré corriendo, compitiendo, siempre que las lesiones me lo permitan, pero el día de mañana, aunque no llegue a hacer grandes marcas, creo que voy a morir corriendo.

¿Qué te motiva a seguir luchando?

Siempre me marco retos. Por ejemplo, ahora viene el Campeonato de España y eso me motiva a seguir. También me motiva que estoy bien físicamente, me encuentro bien, no he bajado el rendimiento. Siempre tener una motivación es marcarte retos, pero retos que sean reales. Un deportista o un atleta tiene que marcarse retos reales, que estén a tu alcance. En el atletismo, para durar muchos años, hay que llevar una alimentación sana, entrenar, descansar.

 _dsc0026

A FONDO

Tu palabra favorita: Constancia

Descríbete en tres adjetivos: Sincero, Constante y Noble

Tu eslogan: Trabajo, Esfuerzo y Perseverancia

Un libro: Nacidos para correr, de Christopher McDougall

Una canción: La banda sonora de Carros de Fuego

Un sueño: Una medalla olímpica

Redacción: Almudena Garrido.

Fotografía y Vídeo: Adrián Ruiz.

Deja un comentario