Todo listo para unas Fiestas Íbero-Romanas de Cástulo adaptadas a la situación

Del 14 al 17 de octubre, este evento turístico, uno de los más importantes de la ciudad, recreará el pasado histórico y cultural

La actual situación epidemiológica en Linares, con unas cifras que han llevado a la ciudad a situarse en Nivel 0 de alerta sanitaria, así como el avance en las vacunaciones, ha favorecido que el Ayuntamiento de Linares dé un paso adelante con la organización de una nueva edición de las Fiestas Íbero-Romanas de Cástulo, que excepcionalmente se celebrarán este mes de octubre con la previsión de que el próximo año regresen al mes de mayo, en su fecha habitual.

El concejal del área de Turismo, Enrique Mendoza, ha presentado ante los medios la programación de “uno de los eventos turísticos más importantes de nuestra ciudad, que congrega desde hace siete años a un elevado número de visitantes”, ha señalado. “Es un año atípico y, siendo consecuentes con la situación, hemos adaptado las actividades habituales”, ha explicado Mendoza, “pero manteniendo el atractivo para que linarenses y visitantes vuelvan a disfrutar de la recreación de nuestro pasado histórico y cultural”.

En este sentido, el edil ha recordado el importantísimo revulsivo económico que supone para la ciudad de Linares en general, y para la restauración, el comercio y los hoteles en particular. “Tras esta dura época, Linares va creciendo de nuevo en número de visitantes y pernoctaciones, y desde este Ayuntamiento seguiremos trabajando y apostando por organizar eventos que sumen por el desarrollo de nuestra ciudad”, ha subrayado el concejal de Turismo, que ha estado acompañado por Cristóbal Quesada, representante de la Cámara de Comercio, y Francisco López Cerezuela, secretario general de Acil.

Actividades

Del 14 al 17 de octubre, linarenses y visitantes podrán disfrutar de un amplio programa de actividades realizadas por los participantes de las Fiestas. En el Paseo de Linarejos estará instalado el “Castrum” o campamento romano, así como el “Macellum” o mercado Íbero-Romano. Además, habrá una “Tabernae” donde disfrutar de tapas especiales.

Por otro lado, la plaza del Ayuntamiento será el escenario de cuentacuentos, combates de guerreros, juegos de mesa y representaciones como el Ritual Sagrado de la Cultura Cartaginesa, el Acto de Iniciación de los Grupos Íberos o una Venta de esclavos organizada por los Romanos. El teatro volverá a tener protagonismo en la explanada ubicada junto al recinto ferial a través de la representación de “La rendición de Cástulo”. Paralelamente, el Yacimiento Arqueológico de Cástulo también acogerá un Festival de Teatro con dos compañías locales: el Grupo de Teatro de las Fiestas de Cástulo y La Irremediable Compañía, que representarán “La Historia en una Tesela” y “Cástulo, follones y otras conspiraciones”.

Los Días de Mercurio volverán una edición más, en colaboración con la Cámara de Comercio y ACIL, con el objetivo de involucrar al comercio y la hostelería linarenses y potenciar el atractivo de la ciudad durante estos días. Incluirá la celebración de la IV edición del Concurso de Caracterización de Escaparates y Mejor Ambiente y Decoración de establecimientos. El dato curioso de esta octava edición de las Fiestas Íbero Romanas de Cástulo llegará de la mano de la Asociación de Unión de Radioaficionados Españoles de Linares, que realizará una difusión del evento con radios de otros países desde el Yacimiento Arqueológico de Cástulo. Como ha explicado el edil de Turismo, en esta singular edición se ha decidido no celebrar aquellas actividades que conllevaban una mayor aglomeración de personas en las calles.

Origen de las Fiestas Íbero-Romanas

Las Fiestas son un evento turístico cultural que tiene por objetivo recrear el pasado de la ciudad Íbero-Romana de Cástulo, así como los rituales, costumbres, gastronomía y tradiciones de la época, poniendo en valor la historia de Linares. La fidelidad de la recreación y el crecimiento que ha experimentado en sus últimas ediciones ha supuesto que las Fiestas Ibero-Romanas de Cástulo se convirtieran en la primera fiesta de recreación histórica de Andalucía en formar parte de la Asociación Española de Fiestas y Recreaciones Históricas (AEFRH).