La Policía Nacional detiene en Linares a un hombre tras apuñalar a su sobrino

El arrestado se había presentado en casa de su hermano reclamándole la pensión de su madre. Tras una
discusión, esgrimió una navaja apuñalando a su sobrino que se había interpuesto entre el agresor y su padre

Tanto el detenido como familiares de éste intentaron desprenderse de la camiseta manchada de sangre que llevaba

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Linares a  un hombre que acaba de apuñalar a su sobrino después de una discusión. Presuntamente, se había presentado en casa de su hermano con el fin de reclamarle la pensión de su madre. La víctima resultó herida en una pierna al interponerse entre su progenitor y el agresor que había esgrimido una navaja. En el momento de su detención, tanto el arrestado como sus familiares intentaron desprenderse de la camiseta manchada de sangre que llevaba puesta.



Las patrullas de Seguridad Ciudadana fueron alertadas sobre una agresión con arma blanca que al parecer se produjo en la calle Calerín de Linares. A su llegada comprobaron como la víctima sangraba en la zona central de su
pierna izquierda.

Una vez atendido por los agentes y llamados los servicios sanitarios, éste les relató que su tío se había personado en su domicilio preguntando por su madre, exigiendo a su hermano la paga integra de su pensión; aduciendo que él se había encargado de ella durante el último mes. A continuación, supuestamente se produjo una fuerte discusión entre los
hermanos. El arrestado, presuntamente, extrajo de entre sus ropas una navaja; al ver cómo amenazaba con agredir a su padre, la víctima se interpuso entre ambos resultando apuñalado en su pierna izquierda. Aún herido, forcejeó con su agresor con el fin evitar que las lesiones sufridas no fueran aún más graves. Posteriormente el agresor se dio a la fuga.



Fue interceptado en la zona trasera de la vivienda

Una vez escuchado el relato de los hechos, los agentes alertaron a las demás patrullas policiales con el fin de poder localizar al agresor al que tenían identificado; un conocido delincuente de la Policía.

Dos agentes se desplazaron rápidamente hacia la zona trasera de la vivienda. En un descampado sorprendieron al arrestado que se marchaba del lugar, el cual ante la presencia policial, se mostró esquivo y nervioso pretendiendo abandonar la zona. Los agentes le preguntaron el motivo de su presencia en el lugar, manifestándoles que se encontraba haciendo deporte, al mismo tiempo que se desprendía de la camiseta que cubría su torso, instante en el que los policías se percataron que la misma contenía varias manchas de sangre, observando cómo el detenido presentaba diferentes laceraciones en la parte del cuello y codo, así como magulladuras en el torso y la espalda.



Intentó deshacerse de la camiseta

Los agentes vistos los indicios y la identificación del presunto agresor procedieron a su detención. Éste intentó lanzar la camiseta por los tejados de las viviendas aledañas con el único fin de desprenderse de ella,
llamando a gritos a su hijo, menor de edad, pidiéndole ayuda para evitar la detención. Los agentes consiguieron abortar éste y más intentos de deshacerse de la camiseta custodiándola.

En el lugar de los hechos apareció la progenitora del arrestado que desoyendo las órdenes que le daban los agentes de no acercarse al lugar, ésta intentó fregar la zona donde se encontraban diferentes evidencias como las abundantes manchas y pisadas de sangre.

Al mismo tiempo, una de las patrullas policiales que se había quedado atendiendo al herido hasta la llegada de los servicios sanitarios, escoltaron a éste hasta el centro médico donde quedó ingresado en observación por las heridas que presentaba.