Linares Primero considera autoritaria la gestión del último pleno y se muestra en contra de la subida de sueldos

Juana Cruz y Juan Fernández vuelven a comparecer desde Linares Primero para analizar el pasado pleno municipal.

Juana Cruz consideró que “fue un pleno que se remonta a épocas pasadas, por no dejar derecho a réplica”. Y es que claro, “si lo hubieran dejado hubieran salido cosas que no les conviene”, dice. Se refiere así al aumento de sueldos de “los tres alcaldes”, de 54.000 euros a 71.000. “Pensaba que después de la primera subida iban a recapacitar y iban a volver a las cifras anteriores. No solo no han vuelto si no que se han subido aun más. Ahora cuestan entre los tres más de 200.000 euros anuales a los linarenses”, explicó. Considera que “no hubiera servido de nada presentar enmiendas, porque no hubieran tenido en cuenta ninguna”.

Afirma que “han subido la partida de comunicación de 50.000 a 70.000 euros, mientras que han bajado más de 200.000 euros en actuaciones a barriadas, por lo que si hay dinero para que les hagan fotos, pero no para reformas en los barrios”. Cree que “como no se realizan las comisiones correspondientes, los plenos se hacen largos porque tienen que intervenir para enterarse de lo que se está haciendo”.



Con respecto a las declaraciones del concejal de Educación, Rafael Funes, sobre el traslado del Instituto Santa Engracia dijo: “me parece indignante que eche la culpa al anterior director sobre esto, siendo docente y compañero suyo. Alfredo Márquez es una persona que lleva luchando por el traslado desde 2013”.

Juan Fernández muestra el documento en el que solicitan la impugnación de la votación de los presupuestos. “El propio secretario dijo al alcalde que nosotros no habíamos votado, por lo que es totalmente incoherente. Fue una actitud autoritaria que no he visto en ningún pleno, en los treinta años que llevo en política”, dijo.

Considera la intervención de Noelia Justicia “fue de todo menos seria y rigurosa” y que “lo leyó bien”. “Se creen con un estatus social, pero somos esclavos de nuestras palabras”, explica. Se queja también del mal sonido del pleno, alegando que “justamente las intervenciones de la oposición son las que no se oyeron”. Cree que “se pueden presentar mil enmiendas, pero no se puede enmendar sus actitudes”. Con respecto a la actitud del alcalde cree que “se equivocó y que no cumplió el reglamento”.

Este y otros asuntos los indica en el vídeo de cabecera.