El Corte Inglés de Linares echa el cierre «temporalmente»

El próximo 1 de Marzo cerrará su centro comercial en Linares siendo el último día de venta al público el sábado 27 de febrero

La decisión ha sido comunicada hoy al comité de empresa

Se ofrecerá individualmente a los más de 200 trabajadores que aproximadamente cuenta el centro de El Corte Inglés en Linares, la posibilidad de recolocación en otros centros de trabajo.

«El Corte Inglés» que abrió en Linares en los últimos meses de 2002 siendo el primero de la provincia indica que es un «cierre temporal» aunque no se especifica cuanto es el tiempo que permanecerá cerrado.

El establecimiento de cinco plantas supuso un antes y un después en la faceta comercial linarense, siendo un revulsivo para la proyección y nacimiento del centro comercial abierto de Linares.

La «mala noticia» provoca un enorme revés para la economía de la ciudad y comarca y deja en una situación de incertidumbre a sus trabajadores.

El Alcalde lamenta el cierre temporal de El Corte Inglés de Linares en «el peor momento de la pandemia»

Raúl Caro-Accino asegura que su Equipo de Gobierno pondrá todos los medios de los que dispone para garantizar la presencia del centro comercial en la ciudad.

El alcalde de Linares, Raúl Caro-Accino, lamenta la decisión tomada por El Corte Inglés de cerrar de “manera temporal” su centro comercial de la ciudad a partir del mes de marzo, lo que supone, a juicio del Alcalde, un “mazazo inesperado” para economía local en el “peor momento de la pandemia”.

Caro-Accino, quien ha informado a primeras horas de la mañana de la situación a su equipo de Gobierno y a los partidos de la oposición, mantiene abiertas todas las vías de comunicación tanto con la dirección de la compañía como con el resto de administraciones con el fin de estudiar alternativas que garanticen la viabilidad del proyecto empresarial de El Corte Inglés en Linares.

De hecho, a lo largo del día el Alcalde de Linares mantendrá conversaciones al más alto nivel para plantear posibles soluciones para salvar a la principal piedra que sujeta el comercio local y de la comarca. “Este Ayuntamiento pondrá todos los medios que tiene a su alcance para que no se pierda una de las señas de identidad de nuestro comercio y de nuestra economía”, ha señalado Raúl Caro-Accino, quien ha subrayado que ya ha mantenido conversaciones “con responsables de El Corte Inglés y de otras instituciones al objeto de encontrar un remedio a los inconvenientes derivados de la falta de negocio, principalmente, por culpa de la pandemia”, subraya.

«Son criterios meramente empresariales»

El alcalde recalca, asimismo, que este cierre obedece a criterios meramente empresariales en los que no puede entrar su Administración, si bien ofrece todo tipo de medidas en el marco de sus competencias para que la tienda de Linares recupere la normalidad lo antes posible y se evite, de este modo, la salida de los trabajadores hacia otros establecimientos de la cadena de grandes almacenes, a cuyos directivos pide una “especial sensibilidad” con el municipio dada “la debacle que está suponiendo la crisis del coronavirus” en un “lugar que ya no aguanta más castigos”, señala.

Raúl Caro-Accino advierte que la compañía fundada por Ramón Areces es uno de los “buques insignia” del tejido productivo español, que aprovechó el desarrollo económico del país y las facilidades que se le brindaron para implantarse en distintos puntos, como Linares. Por ello, apela a su responsabilidad social para que reconsidere su determinación de bajar la persiana de su centro linarense, aunque sea de manera temporal.

En este punto, Raúl Caro-Accino muestra “todo su apoyo y solidaridad a la plantilla”, compuesta en su mayoría por empleados de la ciudad y su entorno, a los que recuerda que su Gobierno “luchará con uñas y dientes para que puedan continuar con su actividad laboral en Linares”.

El regidor no quiere dejar pasar la oportunidad para lanzar un mensaje al resto de instituciones públicas para que proporcionen iniciativas eficaces que pongan coto a este colapso económico que sufre la ciudad desde hace años, como consecuencia de las sucesivas crisis que ha tenido que soportar por la pérdida de músculo industrial y comercial.

También reclama de la oposición lealtad institucional en un contexto crucial para el futuro de Linares. “La pandemia se ha convertido en un tsunami que arrasa todo lo que encuentra a su paso, es una ola gigante a la que no se la ve el final. Es el momento de estar todos unidos y remar en la misma dirección para sacar a Linares del atolladero en el que se encuentra”, concluye.