Economía impulsará la competitividad, modernización y las TIC en más de 10.000 comercios de la provincia de Jaén

El VI Plan Integral de Fomento del Comercio Interior de Andalucía,  dotado con más de 49 millones, incluye 25 medidas y 69 actuaciones

Más de 10.300 comercios de la provincia de Jaén podrán beneficiarse del VI Plan Integral de Fomento del Comercio Interior de Andalucía 2019-22, ya en vigor desde su publicación en BOJA el pasado jueves, 5 de diciembre. Este instrumento de la Consejería de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad, contará con una dotación superior a los 49 millones de euros para la región, y tiene como finalidad la modernización de las pequeñas y medianas empresas, el impulso de la innovación y la adaptación digital, la promoción de la competitividad y el emprendimiento, el fomento del asociacionismo comercial, y la mejora de la cualificación profesional.

El delegado territorial de Empleo, Formación, Trabajo Autónomo, Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad, Francisco Joaquín Martínez, ha destacado “los importantes avances que puede conllevar este Plan para un sector vital en la provincia jiennense, que activa la economía local, genera y mantiene empleo, y da vida e identidad a cada municipio”. De hecho, el comercio, junto a la hostelería, el transporte y el almacenamiento, está integrado por más de 10.362 empresas en el ámbito provincial, distribuidas en más de 13.313 locales comerciales. En Andalucía hablamos de unas 136.627 empresas que dan empleo a casi 460.000 personas, de los que un 6,81% pertenecen a la provincia Jaén. Un sector que en Andalucía genera un volumen de negocio superior a los 93.000 millones de euros (3,3 millones en la provincia de Jaén), según datos de 2017. Del montante andaluz, 35.000 millones corresponden al comercio minorista, 1,6 millones en Jaén.



El nuevo Plan de Comercio Interior, consensuado con representantes del comercio minorista, recoge las demandas y propuestas planteadas por esta actividad económica y persigue modernizar el sector en un escenario marcado por la creciente globalización de los mercados, los avances tecnológicos y los nuevos hábitos de consumo. El documento implementa, además, las actuaciones que se están llevando a cabo por parte de todos aquellos organismos, instituciones o entidades con incidencia directa o indirecta en la actividad comercial.

Esta nueva herramienta se estructura en 3 objetivos estratégicos, 11 líneas, 25 medidas y 69 actuaciones. Los tres ejes en los que se asienta el documento son: el fomento de la innovación y la implantación de las nuevas tecnologías en el comercio andaluz; una ordenación comercial racional, equilibrada y adecuada al entorno urbanístico; así como la promoción de la competitividad y el emprendimiento en el sector.

Para avanzar en el primer objetivo, el documento recoge como medidas novedosas la puesta en marcha de planes de diagnóstico, acciones formativas y ayudas para la implantación de soluciones tecnológicas en el comercio andaluz que implicarán cambios en las competencias de los empleados, en la comunicación, así como en la organización y en la cultura de la empresa. También se incluyen el diseño de una plataforma de simplificación de trámites que ordene y facilite a los comerciantes cualquier trámite con las administraciones, y de una aplicación para dispositivos móviles que integre la oferta comercial andaluza y favorezca la comunicación con el sector.



Igualmente, se plantean diferentes acciones de capacitación, asesoramiento y acompañamiento a pymes en la transformación digital de su negocio y la creación de un concurso de proyectos comerciales innovadores. A estas líneas de actuación se suman futuras ayudas cofinanciadas con Fondos Europeos para la transformación digital de las pymes comerciales, su modernización y expansión, y para favorecer el relevo generacional.

Para lograr una ordenación comercial racional, equilibrada y adecuada al entorno urbanístico, este instrumento prevé, entre otras medidas, la implantación de planes estratégicos del comercio en cada municipio y la creación de consejos municipales de comercio, además de la constitución de una mesa de trabajo de impulso del comercio rural y otra por el comercio seguro, contra el intrusismo y el hurto.

Igualmente, destacan la convocatoria de ayudas dirigidas a ayuntamientos y asociaciones de comerciantes ambulantes para el fomento y consolidación de los mercadillos legales, que ocupan un papel fundamental en los entornos rurales, donde viven más de 300.000 personas y su comercio sufre un importante déficit competitivo frente a los centros urbanos de mayor población y estructura comercial.

También se recoge la elaboración de un mapa diagnóstico del grado de implantación de las medidas de eficiencia energética en los distintos formatos comerciales de la región y se pone el acento en acciones dirigidas al fomento de los centros comerciales abiertos (CCA) o figura análoga y a la promoción y modernización de los mercados municipales de abastos como formas tradicionales de negocio que mantienen la vida y la actividad en las calles.



En este último apartado, se llevarán a cabo actuaciones de apoyo dirigidas a reforzar estos centros, entre las que se incluyen la creación de una marca común que los identifique y ponga en valor; el desarrollo de nuevas herramientas de planificación y gestión o la mejora de la formación de los comerciantes en nuevas tecnologías de la información. Desde la Consejería de Economía se considera clave la apuesta por los CCA debido a la pérdida de identidad y competitividad comercial de los centros urbanos por la gentrificación turística y el aumento de locales inactivos, que en muchos centros urbanos supera el 20% del conjunto existente.

Mejora de la competitividad

En cuanto a la mejora de la competitividad y el emprendimiento, con este Plan, la Consejería de Economía promoverá la simplificación administrativa de los procedimientos innecesarios, complejos y obsoletos que afectan a la actividad comercial y la supresión de las barreras de entrada. También se atenderán medidas propuestas por el grupo de expertos que trabaja en el Plan para la Mejora de la Regulación Económica de Andalucía en relación al régimen de horarios comerciales, las zonas de gran afluencia turística y la implantación de grandes superficies comerciales minoristas.

En este apartado, el Plan incluye novedades como la elaboración de un mapa de procedimientos administrativos autonómicos y locales; la inclusión de ayudas dirigidas al fomento del relevo generacional o la búsqueda de nichos de mercado territoriales y por subsectores que favorezcan el emprendimiento. Otras medidas pretenden la consolidación del asociacionismo, el impulso de la iniciativa empresarial o la promoción de los productos locales de Andalucía.