La bóveda central del Santuario de la Virgen de Linarejos se restaurará en agosto

Hoy se ha firmado el convenio entre la Fundación Caja Rural  y el Santuario

Esta mañana se llevó a cabo en el Santuario de la Virgen de Linarejos el acto de formalización del convenio con la Fundación Caja Rural de Jaén. Estuvieron presentes el rector del santuario, José Ramón García Boluda, el vicepresidente de la Fundación Caja Rural de Jaén, Patricio Lupiáñez Cruz, y el restaurador, Manuel Martos Leiva. 

Dentro del área cultural de la fundación se encuentra el apartado de recuperación de bienes culturales. Desde este programa se pretende dar a conocer el patrimonio artístico mediante la restauración de obras de arte. Como forma de mantener, poner en valor y dar a conocer el patrimonio a través del patrocinio de su restauración y de su presentación pública una vez concluidos los trabajos de recuperación.

Con la firma de este convenio se va a proceder a la restauración de las pinturas murales de la bóveda central del Santuario del pintor Francisco Carulla, obras realizadas según la técnica de la encáustica. Una técnica muy antigua que se realiza con una mezcla de mortero y cera natural de abejas caliente. Las pinturas realizadas en la década de los años 50 del pasado siglo componen junto a las de Francisco Baños del mismo Santuario, sin duda alguna el ciclo religioso contemporáneo de más alto valor en la diócesis de Jaén.



Según Lupiáñez, “siempre se han hecho restauraciones en otros municipios y por fin se puede poner en marcha un proyecto en Linares, una actuación que se venía esperando desde hace años”. El restaurador explicó el modo de proceder, y es que se está realizando en este momento otra restauración, por lo que hasta que no concluya no podrá comenzar con el santuario. Está previsto que sea para el mes de agosto cuando se comiencen los trabajos, con intención de finalizar en un mes aproximadamente, siempre que no se presente alguna adversidad. El presupuesto estimado es de alrededor de 9.000 euros.

Al ser una restauración de gran calado, se irá desarrollando por fases. Esta será la primera de ellas, que consiste en la actuación en la bóveda central. Desde la fundación se espera que para el año que viene se pueda acometer la segunda fase, con la intención de que sea de forma continuada. “Ya que hemos empezado que se termine el trabajo, pero tendrá que ser poco a poco” indicó el vicepresidente de la fundación.

Manuel Martos mostró el orgullo que supone poder trabajar en un enclave como el santuario y agradeció la confianza depositada en Ubedarte para el proyecto.



Las misas mantendrán su horario normal diario, a las nueve de la mañana, y los trabajos de restauración comenzarán una vez finalizada la misma.