Alcanzar un gran número de seguidores en redes sociales, el motivo detrás del aumento de adictos al móvil

Muchos jóvenes (y también otros no tan jóvenes) sueñan con convertirse en influencers. Tener millones de seguidores o followers en sus redes sociales, se identifica con el éxito y la popularidad, pero lo que muchas de estas personas no saben es que, por ello, se exponen a un mayor riesgo de desarrollar una adicción o dependencia a los dispositivos móviles, según un reciente estudio realizado por diversas universidades españolas, entre las que se encuentra la Universidad Politécnica de Madrid (UPM).

En dicho estudio se revela que la presión social digital y la presencia en redes sociales suponen un factor de riesgo evidente para aquellos que se preocupan constantemente por ganar más y más seguidores.

Según se desprende de esta investigación, la presión social digital está directamente relacionada con la adicción a los teléfonos móviles, situación que puede verse aún más agravada dependiendo de otras variables, como la personalidad de la persona o posibles problemas de baja autoestima, depresión o rechazo social.

Tener más amigos en redes sociales no es necesariamente bueno

Al contrario de lo que la mayoría de las personas creen, tener muchos seguidores en redes sociales también tiene connotaciones negativas. En realidad, supone un factor de riesgo para acabar desarrollando una adicción al móvil y no son pocos los que ya han tenido que pasar por un centro para la rehabilitación de adicciones y poder así intentar solucionar el problema.

En el estudio mencionado, los investigadores analizaron el comportamiento en RRSS de más de 2.800 usuarios españoles, examinando la relación entre la presión social digital y la adicción a los teléfonos inteligentes y observando también la influencia de otras variables como las personalidades de los usuarios, la angustia psicológica, el apoyo social y condiciones de vida social residencial en esta adicción.

De los resultados se desprende que alcanzar un alto número de seguidores crea obsesión que, dependiendo de ciertas circunstancias, puede acabar convirtiéndose en una adicción.

Las nuevas tecnologías, cada vez más presentes

La capacidad de autocontrol en el uso de los teléfonos móviles está fuertemente asociada con las motivaciones por las que se recurre a ellos.

La forma de comunicarnos, la privacidad que en ocasiones supone decir determinadas cosas sin tener que enfrentarse físicamente a los demás, así como la rapidez y bajo coste de esta modalidad de comunicación, representan grandes beneficios para las personas.

Al igual que la ingesta de alcohol o el juego pueden no ser dañinos en su justa medida, pero sí un problema cuando se cometen excesos, el uso del móvil es un caso similar.