Noche de Martes Santo para dar paso a la Hermandad de la Vera Cruz

Una hermandad que no puede realizar su salida procesional hasta que no sea noche cerrada. Así lo era a poco más de las nueve y media de la noche cuando se abría la puerta de la Parroquia de San Agustín, para dar paso a los titulares, la Santa Vera Cruz, Nuestro Padre Jesús de la Humildad y María Santísima de la Salud en su Soledad. El muñidor abría paso al cortejo procesional que comenzaba su salida con una temperatura totalmente cálida y sin amenaza de lluvia.

Entre los puntos a destacar en el cortejo, están las diversas intervenciones musicales. A la salida el tenor Joaquín Robles cantaba a los titulares. La lonja de Santa María acogió la ofrenda musical del coro y orquesta Musicalma. El convento de las hermanas de Santa Ángela de la Cruz también hizo su intervención, como es tradicional, desde detrás de la reja. En la calle La Rosa estaban a la espera la Agrupación Musical Maestro Alfredo Martos, que interpretó Mater Mea. En la puerta de la Casa Museo Andrés Segovia, el cuarteto de capilla de la Hermandad de nuevo con el tenor.

Siempre parada obligada en los dos templos que han sido referencia en la Hermandad, en primer lugar la Basílica de Santa María, seguida de la Parroquia de San Francisco de Asís. Una vez allí comienza el paso por Carrera Oficial alrededor de la media noche, para llegar de nuevo al templo sobre las una de la madrugada. Un año más las calles se colman de túnicas negras para acompañar a los sagrados titulares.

Deja un comentario