El ramal ferroviario Linares-Vadollano conectará con la línea Madrid-Cádiz

La actuación cuenta con un presupuesto de 6,3 millones y un plazo de ejecución de siete meses

La consejera de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio, Marifrán Carazo, junto al consejero de Hacienda, Industria y Energía, Juan Bravo, y el alcalde de Linares, Juan Fernández, ha acudido a verificar el estado del ramal ferroviario Linares-Vadollano, un proyecto que ha sufrido múltiples paralizaciones y que ahora la Consejería ha retomado para poner en valor la inversión pública ya realizada.

La tramitación de este proyecto, que contempla la conexión de dicho ramal con la línea Madrid-Cádiz de la red de interés general, se encuentra en fase de licitación, por 6,3 millones de euros, y dispone de un plazo de ejecución de siete meses.

Para dotar de funcionalidad al ramal ferroviario Linares-Vadollano, cuyas obras  acabaron en febrero de 2019 con un coste de 22,6 millones de euros, se precisa ejecutar la conexión con la red ferroviaria de interés general dentro de la estación de Vadollano, proyecto cuya licitación se publicará en breve en el perfil del contratante (ya se publicó en el Diario Oficial de la Unión Europea) con un presupuesto de 6,3 millones de euros y un plazo de ejecución de siete meses. Además, la dirección general de Movilidad trabaja ya en una actuación complementaria, la conexión con el Parque Empresarial de Linares (Santana), ya que en la actualidad el ramal se queda a las puertas de dicho parque.

La Agencia de Obra Pública de la Junta fue la encargada de la construcción del ramal que acaba justo en el vallado de Adif que rodea el perímetro de la estación de ferrocarril de Vadollano, unas obras que arrancaron hace ahora diez años, en abril de 2009 y que fueron suspendidas en varias ocasiones. La primera, en julio de 2013. En mayo de 2016 se retomaron los trabajos, que volvieron a interrumpirse en mayo de 2017, cuando el contrato fue objeto de cambios.

En abril de 2018, la dirección general de Movilidad se hizo cargo del proyecto, que pasó de contar con doble vía y tres funcionalidades: transporte de mercancías, de viajeros y ramal técnico para la realización de pruebas por parte de CAF Santana, a tener una sola vía de ancho mixto, desde la salida del parque empresarial hasta la estación de Vadollano sin incluir la señalización para la conexión con la línea Madrid-Cádiz.

Una segunda modificación define finalmente el proyecto con vía única de ancho mixto sin electrificar (con un tercer carril de ancho internacional), desde la salida del parque empresarial hasta la estación de Vadollano. Un recorrido de 5,8 kilómetros que incluye dos pasos inferiores (por los que discurre el tráfico rodado), una pasarela peatonal para dar continuidad a la vía verde y el viaducto de Valdecastro, que constituye la estructura más singular y que salva el arroyo del mismo nombre con una longitud de 460 metros.

La traviesa mixta, que están fabricadas por Andaluza de traviesas S.A de Espeluy
y son del tipo de tres carriles, permite la circulación tanto de trenes de ancho convencional o ibérico, así como locomotoras aptas para circular por ancho internacional, que es el ancho que permite la circulación transfronteriza de trenes de mercancías en el conjunto de la Unión Europea.

 

Deja un comentario